Restos arqueológicos: en los museos del mundo

Son muchos los restos arqueológicos de gran valor explotados del antiguo Egipto repartidos ahora en fundaciones, museos y coleccionistas.

Desde las primeras expediciones arqueológicas que se realizaron en la región del Antiguo Egipto han sido muchas las empresas que se han encargado de expoliar y hacer del botín una colección de gran valor para coleccionistas, fundaciones e incluso museos, con todos los restos arqueológicos encontrados.

Es a partir de 1972 cuando se constata un mayor índice de extracción de piezas de gran valor de manos de expediciones antropológicas o particulares que actualmente comercializan con ellas en el mercado negro, es por ello por lo que se decide emprender una cruzada.

museo egipcio

La campaña que mantiene, en la actualidad, Egipto en pos de recuperar todos aquellos objetos que fueron extraídos durante los últimos 30 años y que, incluso, se exhiben sin pudor alguno en los museos más importantes del mundo; viene secundado por la alegación de que estas miles de piezas artísticas, objetos históricos y relieves de tumbas fueron realmente robados por expediciones y se puede probar. El hecho de que en cada expedición se tuviese la osadía de sustraer estatuas, relieves de una tumba, de un templo o de un lugar donde estuviera almacenada debe regresar a Egipto, así lo creen las autoridades egipcias y es por ello por lo que se ha creado un comité de investigación encargado de revisar todos los museos para ver si están exhibiendo dichos artículos robados; en tal caso, se pedirá que sean devueltos bajo pena de ser cerradas las puertas de Egipto a quienes se nieguen y de dar por finalizada la colaboración científica que mantenga en ese momento. El país basa su reclamo en un pacto de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) de 1972 que establece la protección en el ámbito nacional del patrimonio cultural y natural de cada país y, en concreto, la protección de los objetos arqueológicos egipcios.

Gracias a la ardua labor de recuperación y las medidas adoptadas tras el apoyo de las máximas organizaciones a nivel mundial, se han podido recuperar más de 150 piezas robadas que formaban parte de los inventarios de colecciones privadas, subastas e incluso museos. Con respecto a estos últimos, existe una lista de las colecciones egipcia que se han podido localizar en los mismos y contra los cuales se mantiene una ardua lucha por establecer unas relaciones estables que ayuden a restablecer el patrimonio egipcio. Una pequeña representación de esta lista se expone a continuación de manera que podamos colaborar en su recuperación:

En los museos localizados en África y Oriente Medio destacan, en Israel, el Studium Biblicum Franciscanum Archaeological Museum (Jerusalén) con una colección permanente de arqueología egipcia que abarca desde el Reino Antiguo hasta el periodo copto, con objetos funerarios, estelas, esculturas, papiros, etc. Y en Sudán, el Museo Nacional de Jartum que contiene antigüedades de diferentes periodos de la historia sudanesa; cerámica, estatuas del reino de Cush, los templos de Buhen y Semna de Hatshepsut y Tutmosis III salvados de la construcción de la presa de Assuán.

En los museos de Europa el expolio es aún más evidente; en el caso de Alemania son varios los museos con colecciones egipcias pero señalamos el Rautenstrauch-Joest-Museum für Völkerkunde (Colonia) con la colección egipcia donada por Ellen Doetsch-Amberger y que se compone de algo más de 300 piezas de artes menores.

En Austria, el máximo representante es el museo de la Biblioteca Nacional (Viena) en el Departamento y museo del papiro. Bélgica también se suma con la colección de momias egipcias en el Musée du Vleeshuis (Antwerp). La ciudad de Zagreb (Croacia) tiene en el Archaeological Museum-, exactamente en el departamento de antigüedades egipcias, piezas principalmente de época tardía y una rica colección de ushebtis y vasos canopos.

restos-arqueologicos

La República Checa (Náprstkovo muzeum, Praga); Dinamarca (Nacional Musee, Copenhague); Grecia (Museo Arqueológico Nacional Colección de arte egipcio. Atenas); Holanda (Allard Pierson Museum, Departamento egipcio , Ámsterdam. Actualmente alberga la exposición “Emperadores del Nilo” que incluye el papiro con la firma de Cleopatra); Irlanda (National Museum of Ireland Irish Life Centre Dublin 2); Italia (Museo Archologico di Bologna , un museo que contiene una de las colecciones egipcias más importantes de Europa con más de 3500 objetos).

E incluso el Vaticano disfruta de tan ansiadas reliquias como se puede observar en la exposición permanente de antigüedades egipcias del Museo Gregoriano Egiziano.

El caso de Noruega es el mismo, en Oslo tenemos al Museo Etnográfico de la Universidad de Oslo. Polonia (Varsovia) el Muzeum Narodowe W Warszawie posee una colección de piezas de todos los periodos, con especial atención a estatuas, falsas puertas y equipamiento de mastabas de Edfú. Portugal (Lisboa) Museu Nacional de Arqueología. Suiza; el Musée d’art et d’histoire; Suecia el museo Medelhavsmuseet (Estocolmo) está dedicado a antigüedades mediterráneas y oriente próximo.

La región de Rusia (San Petersburgo) también disfruta de dicho botín, el famoso Museo Hermitage posee una colección egipcia que incluye estatuas, papiros, elementos textiles y objetos en general de todos los periodos.

También se han encontrado piezas egipcias en tierra inglesas; Escocia, el Royal Scottish Museum; Gales, Museum Of Egyptian Antiquities; Inglaterra, el museo más famoso del Reino Unido (British Museum) posee las salas egipcias con importantes hallazgos como es el caso de la piedra Roseta y el coloso de Ramses III.

Francia, es uno de los países con más cantidad de tesoros egipcios el caso del Musée du Louvre Departamento de Antigüedades Egipcias es un ejemplo de una las colecciones más importantes del mundo: París.

El caso de España es interesante ya que es increíble la cantidad de museos que contienen piezas egipcias; en Madrid, el Museo Arqueológico nacional, el Museo del Prado, la Real Academia de la Historia de Madrid, La Real Academia de Bellas artes de San Fernando; en Barcelona, el Museo del Oriente Bíblico del Monasterio de Montserrat, el Museo Arqueológico de Barcelona, el Museo Episcopal de Vic, el Museo Balaguer, el Museo Egipcio de la Fundación Clos. Además también recogen estos ansiados objetos de arte egipcio otros museos en distintas provincias como es el Museo Arqueológico e Histórico de La Coruña, el Museo Municipal de Bellas Artes de Sta. Cruz de Tenerife, el Museo de Málaga, la Real Academia de Córdoba de Ciencias, Bellas Artes y Nobles Artes e, incluso, el Museo Arqueológico de Granada.

La investigación también se ha extendido a aquellos países situados al otro lado del charco comprobando que en la sala 18 del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de La Plata también se conservan piezas extraídas de excavaciones en tierras egipcias; el Museo nacional de Brasil, el Royal Ontario Museum en Canadá; y los más de 20 museos estadounidenses como es el caso de la colección egipcia con objetos provenientes de las excavaciones realizadas por el museo en Egipto y Sudán, terminan esta lista. Pero el peligro no termina aquí ya que, a pesar de la dura campaña de recuperación egipcia siguen existiendo esa expectación por los tesoros faraónicos y siempre hay alguien dispuesto a sufragar alguna expedición aunque sea de intención dudosa, o de hacerse (mediante el mercado negro) con alguna joya de origen egipcio.

Hace bien poco que Bill Gates, máximo responsable de Microsoft, visitó Egipto, el cual, extasiado por la belleza y por las historias de las miles de maravillas que siguen bajo los ardientes y extensos desiertos, ha decidido financiar la búsqueda de tesoros faraónicos en el Nilo. Haciéndonos eco de las declaraciones que hace el responsable del Consejo Supremo de Antigüedades Egipcio (CSA), se muestra convencido de que bajo las aguas del río Nilo yacen “obeliscos, estatuas y todo tipo de obras de arte que eran transportadas en embarcaciones que se hundieron a lo largo de siglos de Historia”. El hecho de que el hombre más rico del mundo financie bajo supervisión de las autoridades egipcias dicha expedición es un magnífico ejemplo a seguir por muchos otros países.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu email no será publicado


*


error: